“El objetivo del radicalismo es fortalecer Cambiemos”

0
651

El lunes 8 de mayo tuve la primera entrevista de este año para un medio local. En la misma contamos y reflexionamos sobre nuestra meta y objetivo para este año y analizamos la situación del Frente Cambiemos en la ciudad

“El objetivo del radicalismo es fortalecer Cambiemos”

Esteban Acevedo, Presidente del comité de la U.C.R., explicó que el objetivo principal es fortalecer al Frente en la ciudad. Además, definió al partido radical como “un gigante dormido” y dijo que intentarán “ponerlo de pie”.

El joven dirigente de la U.C.R. hizo hincapié en la importancia de apoyar al frente Cambiemos en Salto, y ante todo, buscar la unión “más allá de las apetencias personales”. Por otra parte destacó que el radicalismo no va a desaparecer y manifestó que una de las metas es volver a tener una banca en el Concejo Deliberante. En torno a la trascendencia que tiene el Frente como oposición dijo: “Si los espacios no peronistas en Salto se fragmentan, el peronismo tiene cuerda para rato”.

También se refirió a la conformación de las listas definitivas para la elección legislativa, que a su modo de ver “consolida o debilita”. A su vez insinuó que, si bien no hay nada acordado, es posible que un integrante del Frente Progresista sea la figura que represente a la U.C.R. dentro de Cambiemos. “Puede haber un acercamiento”, confesó. Por último, analizó las pasadas elecciones y admitió que a nivel local, muchos votos del macrismo se los llevó Rodrigo Nider.

¿Cómo llegás a formar parte del comité de la U.C.R. en nuestra ciudad?

-Me acerqué al comité local en el año 2010, luego de regresar de Buenos Aires, donde estudié Economía. Sentí la necesidad de hacer algo por la ciudad. Me comuniqué con Daniel “Cacho” Plana, que inmediatamente me abrió las puertas y me invitó a una reunión de comisión directiva. El comité venía de reabrir sus puertas tras ser intervenido, y en 2009 la agrupación apoyó a la Coalición Cívica, encabezada por Edgardo Burgos, que ganó las elecciones y provocó la renuncia de Migliaro.

¿Y respecto de la elección interna que te permitió acceder a la presidencia del partido a nivel local?

-Llegué convocado por amigos que participaban en las reuniones de la U.C.R., y no lograban la unidad. El radicalismo cada dos años renueva las autoridades de las comisiones directivas, en todos los distritos y a nivel provincial también. En todas las secciones y provincias había unidad, pero en algunos distritos no. Aquí en Salto no había unanimidad dentro del partido, y me ofrecieron encabezar una lista. De igual manera no pude conseguir el objetivo de unidad, por lo cual se debió ir a internas partidarias, que se desarrollaron en octubre del año pasado. Hubo dos listas, una encabezada por María Angélica Abbott y la otra por mí. Gracias al apoyo de mucha gente de la comisión saliente logré la victoria.

Con 35 años sos el representante del radicalismo saltense. ¿Creés que tenés poder de determinación total, o te sentís influenciado por gente que estuvo antes?

-Es un desafío enorme intentar despertar al gigante dormido. El radicalismo en Salto es un gigante dormido, al cual con un grupo de amigos estamos totalmente decididos a poner de pie nuevamente. Mi método de trabajo es que todo se consulta. Antes de tomar decisiones todos debaten, y se pulen cosas. Por su parte, la gente con experiencia hace aportes muy valiosos. Si nosotros aprovechamos la experiencia de los que ya estuvieron, de los que siguen estando, y de las nuevas fuerzas que están surgiendo, vamos a lograr despertar al gigante.

En torno a las próximas elecciones a nivel local. ¿Cuál va a ser la intención de Cambiemos, y particularmente, de la Unión Cívica Radical?

-Faltan menos de 50 días para el cierre de listas, que se dará el 24 de junio. Cambiemos hoy está compuesto por cuatro espacios, y en Salto se suma un espacio vecinalista, que es el C.A.S., de Carlos Pérez. Nosotros tenemos un diálogo amable con cada uno de los espacios. Hasta hace unas semanas era bilateral, pero por estas horas hemos logrado sentarnos todos los componentes del Frente. Las pretensiones del radicalismo, sobre todas las cosas, se centran en fortalecer Cambiemos. Acá está en juego la gobernabilidad en la provincia de Buenos Aires, que representa el 37 por ciento del padrón nacional. Nosotros con responsabilidad, pero también entendiendo la historia de nuestro partido, vamos a propiciar el espacio de Cambiemos en Salto.

¿Quién va a encabezar la lista de la U.C.R.?

-Buscamos la unión dentro de Cambiemos. Estamos hablando sobre la distribución de los lugares en una potencial lista de unidad. Todavía no hemos consensuado nombres, pero en el comité se está hablando, y hay gente con pretensiones sin duda. Pero me parece que no soy yo quien deba dar esa noticia, ya se van a enterar.

¿Puede ser que un referente de Progresistas pase a ser una figura preponderante en la U.C.R., y compita dentro de las internas de Cambiemos?

-Tenemos un trato ameno y cordial con todos los sectores que componen el frente Cambiemos. También dialogamos con otros espacios que no pertenecen al Frente, que quizá antes estaban en otros bloques, como el Frente Progresista. Estamos hablando, puede haber un acercamiento.

 

¿La intención es buscar la unidad hasta último momento, o puede ocurrir que haya dos listas en la interna?

-La unidad es nuestro norte. Debemos fortalecer Cambiemos y ver el pasado reciente en términos electorales. Estamos trabajando para que se den las condiciones y haya unidad.

¿Ves cercana la posibilidad de que se unan, o existen discrepancias dentro del partido?

-Las discrepancias siempre existieron, siempre están, pero son charlables. Todos podemos tomar una decisión en común. Pluralidad de voces hay.

¿Volver a situar un concejal radical dentro del H.C.D. es un objetivo primordial?

-Sí, eso lo dijimos el día que asumimos. Nosotros trabajamos para que el radicalismo vuelva al H.C.D. Nuestro último concejal fue Daniel Plana, que estuvo en el período 2009-2013. Desde ese entonces el radicalismo está ausente en el recinto, pero no en la política. El radicalismo es fuerte: en el poder, en el Ejecutivo, en el Legislativo o desde el llano.

¿La llegada de Cambiemos al poder a nivel nacional y provincial, perdurará en el tiempo?

-Eso está por verse. Por eso es un gran desafío esta elección legislativa: consolida o debilita. Si miramos para atrás podemos ver cómo gobiernos no peronistas han sido derrotados en elecciones de medio término, y resultaron debilitados. Esta vez puede ser distinto, la sociedad ha madurado, el ciudadano es más autónomo. Hemos tenido grandes marchas que antes no podían ser articuladas por la gente.

Anteriormente recordabas con una sonrisa las elecciones de 2009, en las que vencieron a Migliaro. Más allá de lograr la unidad en el Frente, ¿el fin es que no gobierne el peronismo tradicional?

-Que no gobierne el Partido Justicialista en Salto no es un fin en sí mismo, debemos aspirar a más. Hoy en Salto se necesitan cambios, hace falta un nuevo impulso. No se puede negar que gobiernos del P.J. le han aportado mucho a la ciudad. Identifico, luego del regreso de la democracia, tres períodos de gobierno. El primero, del radical Gustavo Menéndez, que fue una etapa de reordenamiento financiero, donde al radicalismo le tocó bailar con la más fea. El segundo comienza en 1987, con Migliaro, cuya gestión logró captar obras públicas que mejoraron a Salto. En ese sentido son gobiernos rescatables. Además hay que destacar la llegada de grandes empresas. Y un último período, que comienza en 2003 con la asunción de Burgos, en el que se ordenaron cuentas y hubo una administración que fue transparente. Pero enseguida se truncó, se juntó el peronismo y volvió al Municipio. Sin embargo, creo que si los espacios no peronistas en Salto se fragmentan, el peronismo tiene cuerda para rato.

¿Creés que el paso de la U.C.R. dentro de Cambiemos es la antesala para que vuelva a ser un partido independiente, para así enfrentar al peronismo sin alianzas?

-No sé si puedo responder esa pregunta, sobre si volverá el bipartidismo. Hoy en día el frentismo llegó para quedarse. En 2009 fuimos con un frente, en 2013 también, compuestos por el panradicalismo, como lo hace el peronismo, que va con un frente integrado por el panperonismo. No sé si se volverá al bipartidismo P.J.-U.C.R. Si lo que veo, es que Cambiemos puede ser una oportunidad para el radicalismo, y no una amenaza. No vamos a desaparecer, no vamos a ser absorbidos, de eso estoy seguro.

¿Qué mensaje enviarías a los espacios que componen Cambiemos en Salto?

-Tenemos que fortalecer el espacio a nivel distrital, que es donde hemos fallado o fracasado en la anterior elección. Se triunfó a nivel nacional y provincial, además en ciudades vecinas tenemos intendencias de signo PRO y U.C.R. La prioridad debe ser fortalecer el Frente, haciendo un buen diagnóstico de cómo estamos parados, y la referencia es la pasada elección.

¿Estás haciendo referencia a que Macri y Vidal se impusieron en el país y en la provincia, pero que en el ámbito local donde el candidato era Pérez, buena parte de los votos de Cambiemos se los terminó llevando Rodrigo Nider?

-Sí, eventualmente se los llevó Nider, a buena parte de los votos que pudiesen haber ido para nuestra candidata, Azucena Gómez, o para Carlos Pérez.

A partir de analizar esa situación, debemos dar lo mejor de cada uno y buscar el fortalecimiento de Cambiemos, más allá de las apetencias personales.

Aire libre por FM CIUDAD 88.5


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here