La oposición pone la mira en la educación bonaerense y va en busca de la emergencia

0
153

Desde Juntos por el Cambio insisten con poner el foco en la educación bonaerense, y en este caso, a través de un proyecto presentado en la Cámara de Diputados, se solicitó que se declare la emergencia educativa. Antes, también desde la cámara baja se había pedido evitar el desastre educativo.

“La finalidad es restablecer los derechos constitucionales de enseñar y aprender vulnerados durante la crisis sanitaria y social generada como consecuencia de la pandemia COVID-19. Por ello proponemos la adopción de una serie medidas de índole educativas, pedagógicas, económicas, laborales, sanitarias y asistenciales” aseguró Alejandra Lorden al solicitar la declaración de emergencia.

“La suspensión de la presencialidad y sus efectos se manifiesta en un sistema educativo que ya era desigual social y territorialmente, situación que se profundizó en un escenario de crisis económica. Las medidas que forman parte del articulado del proyecto, tienen con objetivo tratar de revertir la difícil situación que se encuentra atravesando nuestro sistema educativo” continuó la diputada.

También criticó que “A contramano de una importante cantidad de países que han instrumentado el reinicio de sus ciclos educativos, en nuestro país dicho debate no figura en la agenda de corto y mediano plazo, ni la actividad ha sido definida como esencial en el marco de la legislación de emergencia sancionada durante la pandemia, evidenciando la escasa prioridad que las autoridades provinciales y nacionales le brindan a la prestación estatal más urgente, relevante e igualadora de todas”.

Lordén aclaró que no propone “una vuelta a las aulas en forma inmediata, sino que las medidas tienden a poder reestablecer el vínculo educativo entre alumnos y docentes más allá de los impedimentos individuales que pudieran existir, en fin, se busca garantizar el acceso a la educación”.

“La provincia de Buenos Aires debe comprometerse a adoptar medidas serias tendientes a paliar la situación en la que se encuentra nuestro sistema educativo. Para evitar que la educación se siga deteriorando es necesario declarar la Emergencia Educativa en la Provincia de Buenos Aires y disponer de todas las medidas y recursos necesarios para revertir drásticamente esta situación” concluyó la diputada.

Antes, el el jefe del bloque de Diputados de Juntos por el Cambio, Maximiliano Abad, fue parte de la presentación de un documento denominado “Una hoja de ruta para la reapertura educativa”, que incluye 15 propuestas concretas para que los chicos y chicas de la Provincia y el país vuelvan a las aulas.

El documento de la Fundación Alem sostiene “la necesidad de declarar a la educación como actividad esencial y lograr la emergencia en educación en el Congreso nacional, como primeras medidas que permitan una gestión más dinámica, coordinada, ágil y flexible de la problemática educativa durante y después de la pandemia”, explicó Natalia Quintana, consejera general de Cultura y Educación que abrió el evento.

“El comienzo para que esto cambie es una decisión política, no una cuestión técnica o pedagógica. Eso viene después. Pero lo primero que hay que hacer es declarar en el Congreso nacional a la educación como actividad esencial y un Programa Nacional de Emergencia Educativa. Sin ese primer paso, no vamos a poder avanzar”, expresó Abad.

Y crítico, agregaba que “la Directora General de Cultura y Educación de la Provincia, en su visita a la Comisión de Educación, reconoció que el 50% de nuestros alumnos tienen dificultades de conectividad en sus domicilios. Pero la estrategia de la gestión educativa durante estos casi seis meses fue la uniformidad, desconociendo las diferencias entre las jurisdicciones”.

Por su parte, Mónica Marquina, directora académica de la Escuela de formación de la Fundación, explicó los puntos básicos del documento, que incluye estrategias de apertura de escuelas para docentes que no formen parte de grupos de riesgo, priorizar grupos en planes institucionales de contingencia, federalizar la producción de contenidos, potencias jardines de primera infancia, priorizar en la obra pública la infraestructura escolar, entre otros ejes. “Como todos los documentos de la Fundación tiene propuestas de solución como aportes al gobierno, esperamos que sirva, más allá si lo toma o no, para que amplíe el debate público sobre la educación”, explicó.

Diego Martínez, consejero general de Cultura y Educación, cuestionaba la gestión del gobierno provincial que a seis meses del inicio del aislamiento no cuenta con protocolos para retomar presencialidad, y no resolvió problemas estructurales en la gestión educativa.

“No puede ser que el gobierno provincial maneje una sol hipótesis: la aparición de la vacuna.  Nosotros propusimos focalizar política, con estrategias sustentadas en prioridades: transparencia, prioridad en los aprendizajes, planificar en el contexto de la nueva normalidad y seguimiento, evaluación y control de políticas educativas”, apuntaba.

“Si el gobierno no es capaz de escuchar y gestionar la cuestión educativa desde un punto de vista integral no estaremos solamente ante la nueva tragedia educativa, tomando el título del famoso libro, sino ante la catástrofe generacional de la que habla el Secretario General de la ONU. Si el gobierno quiere escuchar, acá hay hombres y mujeres comprometidos que pensaron 15 puntos para evitar un daño todavía mayor. Hay capacidad técnica, conocimiento, visión y experiencia. Ojalá que escuche, así la catástrofe educativa no llega a ser irreversible”, concluyó el legislador provincial.

Fuente @Lateclainfo.


Dejar respuesta

Su comentario
Su nombre